San Agustín,  “Doctor de la Gracia”
Por: Maria Teresa Villaverde Trujillo
ashiningworld@cox.net

 

 

Grande eres Tu, OH Señor, digno de alabanza, Tu nos has creado para Ti, OH Señor,
y nuestros corazones estarán errantes hasta que descansen en Ti”
(Confesiones de San Agustín) 



El más grande de los Padres de la Iglesia.
Uno de los cuatro doctores mas reconocidos de la Iglesia Latina.

Nació el 13 de noviembre del año 354, en Tagaste, Numidia –Argelia- en el norte de África.
Su madre fue Santa Mónica. Su padre era un hombre pagano de carácter violento.


Estando en Milán, fue muy bien recibido por San Ambrosio, el Obispo de la ciudad.  Agustín, al comenzar a escuchar sus hermosos sermones, cambioo la opinión que tenía acerca de la Iglesia, de la fe, y de la imagen de Dios y después de él haber tenido una adolescencia inquieta llevó una vida entregada al estudio de las Sagradas Escrituras.

“Me llamaste a gritos y acabaste por vencer mi sordera”

A todo esto le ayudó la visita de un amigo quien le contó la vida de San Antonio, lo que impresionó mucho a Agustín.  En un momento le vino a la memoria que San Antonio se había convertido al escuchar la lectura de un pasaje del Evangelio.  San Agustín lo interpretó como una señal del Cielo; se dirigió a donde estaba su amigo que tenía en sus manos el Evangelio.  Decidieron convertirse y ambos fueron a contar a Santa Mónica lo sucedido, quien dio gracias a Dios.  San Agustín tenía 33 años de edad.  Convertido a la fe católica es bautizado por San Ambrosio de Milán.

Deseoso de ser útil a la Iglesia, regresó a su patria. Mas tarde elegido obispo de Hipona, en África, instruyó con sermones y escritos, combatió contra los errores de su tiempo e iluminó con sabiduría la recta fe. Escribió muchos libros de gran valor para la Iglesia y el mundo.

Con San Agustín se lega a la posteridad el pensamiento filosófico-teológico más influyente de la historia. Ha sido uno de los más grandes colaboradores de las nuevas ideas en la historia de la Iglesia Católica.  Es un ejemplo para todos nosotros  -un pecador que se hizo santo- dándonos esperanza a todos.  Es actualmente uno de los treinta y tres doctores de la Iglesia.

 

Estando en Africa San Agustín enfermó de fiebre comprendiendo que ya era el final de su vida. Escribió:   “Quien ama a Cristo, no puede tener miedo de encontrarse con Él”.
Falleció el 28 de agosto del año 430, a los 76 años, 40 de los cuales vivió consagrado al servicio de Dios.
Fue enterrado en Hipona, y posteriormente trasladado a Italia.


San Agustín de Hipona descansa en la basílica católica romana de los Agustinos en Pavía, Italia. 

Dicha Basílica que data del año 604 heredó el nombre de “ciel d’oro” -cielo de oro- debido a que el techo de madera de la iglesia Cristiana de los principios era decorada con pintura de color dorado. El exterior era de ladrillos; pero la actual Basílica, de forma Románica-Lombarda, data del siglo doce; y fue consagrada por el Papa Inocente II en 1132.  La Basílica es mencionada por Dante, Petrarca y Boccaccio.

 

Para conocer mas de la vida y milagros de San Agustín, favor visitar:
http://www.corazones.org/santos/agustin.htm#SAN_AGUST%CDN_




 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image