CASIODORO DE REINA: UN GRANDE DE LA LENGUA Y DEL ESPIRITU

Dr. Oscar Elías Biscet

Presidente de la Fundación Lawton de Derechos Humanos

Medalla Presidencial de la Libertad

lawtonfoundation@lawtonfoundation.comwww.lawtonfoundation.com

Sígame en: http://www.twitter.com/@oscarbiscet

 

La Real Academia Española ha designado el 23 de abril como Día Internacional  del Idioma Español. Este fue precisamente el día en que fue sepultado uno de los más célebres escritores de nuestro hermoso idioma, Miguel de Cervantes Saavedra. Después del chino mandarín, la lengua que enriqueciera Cervantes con su sabiduría es la segunda mas hablada en el mundo. A propósito, los países con más población de hablantes hispanos son México, Estados Unidos, España y Colombia. 

Cervantes fue el padre de la novelística en la literatura española con su inmortal “El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha”. Esta obra, según los críticos, esta considerada entre las de más destacadas y leídas en la literatura universal. Sin embargo, otros especialistas de la crítica literaria no reconocen en la misma las cualidades descritas por sus colegas. Uno de ellos, fue Arthur Schopenhauer, quien escribió la obra maestra de la literatura en lengua alemana: “El mundo como voluntad y su representación”.

En su libro Estudios Filosóficos, Schopenhauer expresó: “Los jóvenes sufren todavía en forma más intensa la influencia de las novelas. Estas les brindan un fantástico espectáculo del vivir, despertando esperanzas que nunca se han de realizar. A menudo ello influye muy enojosamente sobre su vida entera. Muy contadas novelas merecen ser exceptuadas de esta censura. Don Quijote es una demostración  completa del vicio a que aludimos”.

Por supuestos que, con este ejemplo de pensamiento critico adverso, no es mi intención disgustar a los fieles admiradores de la obra de Cervantes. Mi único objetivo es exponer la diversidad del pensamiento en este tema. No obstante, para consolidar esta idea refiero las palabras clásicas de Voltaire: “Disiento con lo que dices, estoy en total desacuerdo con ello, pero defendería con mi vida tu derecho a decirlo”.

Por otra parte, es importante destacar que, durante siglos, numerosos escritores españoles fueron condenados al ostracismo. Todo ello por ejercer su libertad de pensamiento o lo que pudiéramos clasificar hoy como su libertad intelectual. Estos defensores de la libertad sufrieron desde persecuciones políticas o ideológicas hasta exilio y muerte, por parte de los poderes del Estado y de la inquisición española, que incluyó  sus libros en el Index Librorum Prohibitorium.

Uno de los escritores perseguidos por sus ideas, fue el erudito y sacerdote convertido al protestantismo Casiodoro de Reina (1520-1594). Su único delito fue traducir con bello estilo literario la Biblia a un lenguaje vernáculo, el castellano o español. El Siglo de Oro español se enriqueció con la sabidruía literaria de este brillante y valiente autor.

Ahora bien, Reina no solo fue un magnifico escritor de la legua española sino un consagrado humanista que donó  un ejemplar, Biblia del Oso, a la Biblioteca de la Universidad de Basilea (1569). Condenó asimismo con sigular energía el juicio y muerte en la hoguera de Miguel Servet, médico y teólogo español, aunque no compartía su doctrina teológica de ideas unitarias.

Reina fue para las letras españolas lo que representó  Martin Lutero para la lengua alemana. Y en el mundo iberoamericano tenemos un deuda imperecedera con este hombre extraordinario.

Por toda esta hermosa obra literaria y por dedicar y arriesgar su vida para enriquecer la cultura de la humanidad y hacer a esta más  libre, la Real Academia Española debe integrarlo en el seno de los grandes escritores de la lengua española. Casiodoro de Reina tiene pendiente ese honor.

Y ya que estamos hablando de los grandes de la literatura universal no podemos dejar de mencionar al célebre dramaturgo inglés, William Shakespeare,quién murió el mismo día y año que Cervantes; pero del almanaque juliano (3 de mayo del calendario  gregoriano).

Por otra parte, en esta fecha del 23 de abril pero de 2007, falleció Boris  Yeltsin, un ilustre político, defensor de la libertad y la democracia. Su actitud en contra del golpe de estado promovido por la ultraizquierda soviética, hizo prevalecer la perestroika y la glasnost. Su acto heróico cambió el destino de su patria y forjó cambios que enriquecieron la libertad en el mundo.

Hombres y gestos de dimensiones históricas comos los que he mencionado en este trabajo merecen el reconocimiento de todos los paises del mundo por su impacto en la cultura, la política, la economía y demas ramas del saber. España esta obligada a hacerlo en el caso de Casiodoro de Reina.

Cuba tiene la misma obligación de iniciar un proceso de analisis y exámen de nuestros grandes hombres a través de la historia para cimentar nuestra identidad nacional y fortalecer las raíces más profundas de nuestra conciencia colectiva como pueblo amante de la libertad. “Viva Cuba Libre”.  

VISITENOS: A los efectos de tener acceso a comentarios como el que usted acaba de leer y a otros temas y noticias de actualidad internacional lo invitamos a que visite http://www.lanuevanacion.com 

 

 

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image