LA GUATAQUERIA CON OBAMA
Por Esteban Fernández

 

Al   ver por   la  televisión  reportajes  sobre  el  Presidente Obama, tengo la tendencia  a decir: ¡Ñoooo nunca he visto una babosería más grande con un líder!”  Pero  verdaderamente  creo  exagerar,  porque la guataquería con el tirano   Fidel  Castro  en  1959  fue mucho mayor.  Hasta lo dibujaron en la revista Bohemia como si fuera un Santo...

 

Pero “el bésale el trasero” con Obama queda en un segundo lugar muy adelantado. El hombre que más yo he querido en mi vida fue mi padre, ¡pero nunca se me ocurriría decir en un programa de televisión o escribir  en un periódico  “lo bello que lucía mi papá cuando se quitaba la camisa  en la playa Guanabo”! como lo dijeron por televisión acerca de Obama cuando le tomaron fotos bañándose en el mar...

 

La forma en que la prensa entrevista a Barack Obama me recuerda cuando la reportera Bárbara Walters entrevistó a Castro, mirándolo con  cara de quinceañera enamorada. ¿No se acuerdan que los voceros del castrismo hasta decían que "había tenido un desliz  con la bestia"? Ahora las veces que la Sra. Walters se ha topado con Obama en "The View" sólo hace hincapié en lo “sexy” que luce.  Y como ella,  lo hacen casi todas las demás asquerosas aduladoras que componen el elenco de ese programa.

 

Cuando Obama correctamente admite que metió la pata en algo, los periodistas,  en lugar de comentar y criticar su grave error, sólo lo felicitan “porque es un hombre honesto que acepta sus errores”.  Señoras y señores, ¿hasta dónde llega la parcialidad de la prensa norteamericana  y la guataquería de esta gente?

 

Si Obama se quita el saco y se retrata  en la Oficina Oval (lo cual, según afirman algunos, es una falta de respeto a ese sagrado recinto) los “lame botas” de MSNBC demuestran tremendo entusiasmo cuando describen lo blanca y bonita que estaba la camisa. Yo creo que si se retrata en calzoncillos se preguntarían si “son de seda o de algodón”. Y más tarde lo fotografiaron con los pies encima de su escritorio,  lo cual es otra falta de educación, porque el escritorio es una reliquia histórica. Aunque, desde luego, hay que reconocer que Bill Clinton hizo cosas peores en la "Oval Office", y la prensa tuvo muy a bien perdonarlo todo a pesar que  fue denigrante para los ciudadanos de este país.

 

Todavía, después de varios años,  resuenan en  mis oídos las despiadadas  críticas contra Sarah Palin por el vestuario que la campaña republicana le proporcionó a ella y a su familia.  Sin embargo,  cuando Michelle Obama se gasta un capital en sus estrafalarios atuendos,  nadie la critica. Un anillito que le regaló Obama a su esposa hace un par de años,  costó 30 mil dólares. Y eso fue "una gracia y un gesto de amor" descrito por  la prensa izquierdista.

 

Brian Williams, de NBC,  lo entrevista y lo mira con los ojos de carnero degollado de una damisela encantadora, solamente superado por una entrevista que hace muchos años le hizo Dan Rather al genocida de Cuba. Y Chris Matthews reconoce que le tiemblan las canillas ante la  presencia "del escogido de Dios".

 

¿Se acuerdan ustedes como todos los guatacas se pusieron bravos conmigo y con unos poquitos,  como Luque Escalona, Zoé Valdés  y Charlie Bravo, que nos atrevimos a llamarlo Hussein? Bueno, después el hombre  en la toma de posesión pidió que le incluyeran su “middle name” (segundo nombre) y los mismos que nos criticaron le aplaudieron  el gesto guataquerilmente.

 

Cuando algo va bien, a la prensa televisada o impresa,   le falta poco para santificarlo, pero cuando algo anda mal “le echan la culpa  a UN TOTÍ  llamado George W. Bush”. Es como en Cuba que todavía, 53 años más tarde, le echan la culpa de todo al bloqueo y al Imperialismo Yanqui.

 

El 99 por ciento de los grandes artistas de Hollywood (que para mi no son mas que unos tontos útiles y socialistas millonarios) llevan la voz cantante en la sumisión absoluta y en la prédica constante al culto a la personalidad  de Obama y coinciden en que “Lo patriótico es ayudar al Presidente para que la nación salga adelante”.  Y yo les digo: “Oh, sí, la misma cooperación que ustedes le brindaron al saliente Presidente Bush con el cual barrieron -y siguen barriendo- el piso por ocho años. La farándula americana es un Caballo de Troya dentro de la sociedad norteamericana...

 

Parece mentira,  pero en un país tan grande como éste,  sólo FOX NEWS, especialmente los comentaristas Bill O’Reilly y Sean Hannity tienen el valor y el civismo de decir las verdades. El día que usted vea que cierran esa estación (como Castro hizo con C.M.Q. y Chávez con RCTV) "a correr Liberales del Perico", tenemos que irnos a la clandestinidad. ¡DIOS NOS COJA CONFESADOS!

 

 

 

 

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image