DESBARAJUSTE

Por Hugo J. Byrne

 

Esto es simplemente una prueba. No tengo la menor idea si ha de tener éxito y siempre mido el éxito de mi columna en términos de la aprobación de los lectores. Estoy ante mi ordenador sin un pensamiento previo y ni siquiera una idea real para hilvanar un mensaje sustantivo. Comprendí el axioma de Ortega y Gasset desde que leí “La rebelión de las masas”: el hombre nunca puede separarse de su circunstancia. Sin embargo, nunca entendí a Ortega tanto como ahora.

 

Ya que encaro un desbarajuste, voy a empezar contando algunas de mis recientes experiencias y quizás usando esa vía pueda, “burla burlando” como en el soneto de Violante, llegar a algún lado. En lo que va de año he pasado casi un mes en el hospital. La primera intervención a fines del pasado abril fue un éxito. Repararon una inflamación (aneurisma) de la arteria Aorta por el tórax y substituyeron la válvula de dicha arteria al corazón. 

 

Todo eso fue muy bien, pero después supe que durante ese proceso se había dañado el nervio que controla la parte izquierda del diafragma. Esa zona quedó paralizada y en consecuencia impedía la expansión normal del pulmón izquierdo, reduciendo su capacidad al 59%. En consecuencia, sufría de cansancio fácil y cualquier escalera me ponía jadeante.

 

Ergo, una segunda operación a principios del mes en curso para reparar ese daño. Aunque hasta el momento presente todo parece propicio, pasé 9 espantosos días drenando fluído de ese costado, e incapaz de moverme libremente. No recomiendo la experiencia. Sin embargo cada tragedia temporal tiene siempre un ángulo positivo.

 

Sin mucho que hacer y mi habilidad para leer reducida al tiempo de calentar el diván, el receptor de televisión de mi cuarto del Huntington Hospital se convirtió en el centro de mi atención. Especialmente de noche cuando el eterno ruido de camillas, enfermeras, alarmas y periódicos análisis me amenizaban la velada.

 

Brett Baer de Fox News me mantuvo al tanto del escueto acontecer sin aliños ni inconsistencias. Esa virtud es la razón de los imbatibles “ratings”.de Fox. La gente está cansada de la forma en que se editorializan hasta las noticias más insignificantes y aburrida de que eternamente intenten tomarle el pelo. Sin embargo, aunque casi sin teleaudiencia, subsisten de algún modo en el cable estaciones zurdas, sabrá Dios a ciencia y paciencia de quién o quienes. ¿El “generoso bolsillo” de George Soros? Quién sabe. La estúpida programación es el único indicador de su naturaleza política y radical, siempre ajena a la realidad.

 

Entre las noticias más relevantes de la semana pasada está la muy tardía decisión del alcalde de New York Michael Bloomberg de desalojar a la manada “contra Wall Street y el capitalismo” de un parque privado de esa ciudad, en el que habían plantado sus tiendas y establecido sus refinadas costumbres personales. Algunas de ellas son orinar y defecar en propiedad ajena, uso de drogas, promiscuidad sexual en público, violación, destrucción de propiedad y abuso contra inocentes transeuntes que necesitaban cruzar el área para llegar a sus respectivos centros de trabajo.

 

La limpieza de la suciedad, orine y excreta humana y la maraña de insalobre ruina dejada por esa piara nauseabunda la van a pagar los residentes de New York, no el señor alcalde. Resido en California y concuerdo con la idea de que toda sociedad tiene el gobierno que se merece. Aquí elegimos a un un gobernador izquierdista quien ya había ocupado anteriormente la mansión ejecutiva del estado cuando todavía no se había quedado calvo, oportunidad en la que este igorrote demostró ser incapaz de gobernar una recua de mulas. ¿Cuál es la excusa que tienen nuestros votantes?

 

California, como New York, como Estados Unidos, también está en bancarrota y las razones son idénticas. Bloomberg se gastó en su última campaña más de mil dólares por cada voto en su favor. ¿Si eso no es comprar elecciones, qué cosa es?

 

La otra “noticia” de la semana es el fracaso del “supercomité senatorional” encargado de obtener un acuerdo sobre cómo disminuir el déficit presupuestario. Por supuesto que tengo que llamar eso “noticia” entre comillas. ¿Quién en su sano juicio esperaba un acuerdo? La composición de este comité de opera bufa consistía en la misma cantidad de demócratas ultra izquierdistas que de republicanos conservadores. ¿Peras del Olmo?

 

Al igual que en los años noventa todo este sainete del “supercomité” fue sólo una maniobra política de la Casa Blanca. Una cortina de humo para culpar del inevitable fracaso a la oposición ¿Aprenderán los republicanos algún día? ¿Aprenderán los votantes?

 

Finalizando con una nota positiva, se hizo evidente una vez más la total falta de pudor del Secretario de Justicia Eric Holder en su comparecencia ante el comité congresional que investiga la corruptela de “Fast and Furious”. Holder afirmó que no conocía nada previamente sobre la aplicación de dicho operativo. Mucha correspondencia electrónica evidencia lo contrario. 

 

Ese programa le proporcionó armas de fuego a las pandillas mexicanas de la droga y una de esas armas fue utilizada para asesinar alevosamente a un agente fronterizo norteamericano mientras cumplía con sus deberes. La desvergüenza sin límites de Holder sólo palidece ante la de su líder, el Apañador en Jefe.

 

Y eso es todo por hoy.

 

 

 

 

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image